Un blog propio
miércoles, febrero 23, 2005
 

Julia Kristeva
La gramática de la subjetividad



El problema del sujeto es fundamental en nuestros días, por ello aquí se presenta una de las respuestas que se han fraguado a tal propósito, a través de la exposición de las ideas que Julia Kristeva tiene sobre él. Se aclara que esta exposición no desea ser exhaustiva sino brevemente explicativa.

En primer lugar haremos una puntualización sobre un tema de Paul Ricoeur, para enlazarlo después con el discurso Kristevano sobre la narración y la subjetividad. Aclarado esto proseguimos entonces a exponer brevemente las restricciones semióticas de la narratividad.[1]

Estas restricciones son importantes porque tanto Ricoeur como Kristeva emplean la teoría de la narración / ficción, para hablar del sujeto —entendido más allá del concepto del personaje— como un proceso de autoconstrucción a través de la narración.
Ahora bien las restricciones semióticas más importantes para nuestro propósito son las siguientes:

  1. Una lógica de la narración: Se debe dejar claro lo que los “personajes” —quienes nos narran sus historias-vivencias, en el caso del psicoanálisis— pueden hacer, cuales son sus funciones en la narrativa y en SU narrativa. Es decir, sus funciones narrativas posibles y sus contenidos en la narración, cuidando de que estos mantengan cierta coherencia entre “el personaje” y su contexto.

  2. Aplicar el concepto de reflexión crítica a la narración.

  3. La narración debe permitir alternativas y elecciones: Esto es fundamental, ya que la narración no siempre desembocará en un final cerrado; porque si bien es cierto que su marcha puede ser progresiva, ésta no necesariamente alcanzará el éxito o llegará a una conclusión satisfactoria. Los vuelcos en la narración nos llevan una formulación más auténtica, compleja e integral de la identidad personal.

En la narración debe darse una “secuencia elemental”. Para toda narración son necesarias tres fases:

La situación que abra una posibilidad
La actualización de esta posibilidad
El desenlace de la acción

Esta serie de opciones cumple un doble carácter: necesidad regresiva / contingencia progresiva. Por medio de la necesidad regresiva se da cabida al pasado como elemento fundamental, aceptando el concepto de memoria como parte integral de la identidad personal pero sin anclarse en él, sino dando movilidad y posibilidad a la narración hacia el futuro. Es decir, la necesidad regresiva conserva al sujeto afirmado que se fue y se es, pero que la vez esta en evolución, en proceso y transición por medio de la contingencia progresiva; pasando así de las secuencias elementales (pasado) a las secuencias complejas (pasado + presente= futuro) que nos permiten una mejor formulación del sujeto.

Sin duda, un componente esencial en la construcción de la narración se enraíza en la estructura de la lengua —como bien lo dijo Wittgenstein Lenguaje-pensamiento-mundo forman una tríada indisoluble— por ello, toda narración debe ser examinada desde la lingüística y la semiótica. Ya que como es sabido a menor conocimiento de la lengua, menor posibilidad de pensarse y formularse. Esto tiene como consecuencia directa un hueco en la realidad y en la acción, por tanto puede desembocar en mutismo y/o en narraciones incompletas. Cortando así la posibilidad de responder al problema del sujeto.

Expuesto lo anterior pasamos al pensamiento de Julia Kristeva y La gramática de la subjetividad, donde formula una relación directa entre Lenguaje, Sujeto y Sociedad.


Introducción


Julia Kristeva. Nacida en Sofía (Bulgaria) en el año de 1941, radicada en Paris (Francia) desde 1965. Actualmente, Profesora de Lingüística en la Universidad de Paris VII, Denis Diderot, donde dirige el Doctorado en Ciencias del Texto.

Su obra es multidisciplinar. En dialogo con el psicoanálisis, la filosofía, la poesía, la antropología y la lingüística. Este amplio intercambio y exploración entre disciplinas la llevo a desarrollar fecundamente SU historia y conceptualización de la subjetividad.


Teoría del Sujeto
Teoría des-centrada


En Semiótica (1969) sienta las bases de una “ciencia nueva” —aunque seria mejor decir una nueva propuesta, una alternativa viable para el problema del sujeto— donde sitúa al sujeto en el texto y en la historia. En La revolution du langage poètique (aun sin traducción al español) refuerza los postulados de Semiótica y profundiza las relaciones entre lenguaje, sujeto y sociedad.

En semiótica nos dice que es posible usar el término narración como forma de adscripción y formulación del sujeto en sí mismo y en la Historia. Está conciente de que el término narración llega a ser problemático en base a que sus raíces directas lo apuntalan como parte de un género literario; sin embargo, Kristeva asegura que tanto la palabra narración como el concepto literatura tienen un alcance basto que no sólo se circunscribe a lo que oficialmente entendemos como Literatura o narración, es decir, ambos concepto deben ser entendidos en un sentido muy amplio pues “es considerada como “literatura” la política, el periodismo, y todo discurso en nuestra civilización fonética.”[2] , lo mismo pasa con el concepto de narración que puede re-situarse y ser una de las bases para explicar el problema de la construcción del sujeto en la historia, entendiendo que esta historia del sujeto no se limita a lo literario, y sin embargo, no lo excluye.

Llama la atención que Kristeva a pesar de ser contemporánea y, en algunos casos, amiga de los pensadores posmodernos — fue miembro de la revista Tel Quel— mantiene y propone un discurso que busca instaurar soluciones al problema del sujeto desde una postura comprometida y propositiva, integrando métodos antí-ortodoxos y dándole preponderancia dentro de la filosofía a la simbiosis entre ésta y la literatura. Es también destacable, que aunque la obra de Kristeva esta formada por un mosaico-critico-temático muy diverso, ella da gran peso a la emergencia de la subjetividad, el proceso de la construcción de ésta y las relaciones del sujeto con la creación.

Kristeva organiza la construcción de la subjetividad desde los conceptos de Lenguaje Semiótico, la Jorá y Semanálisis. Así, para entender dicha construcción es necesario desglosar estos términos.

Lenguaje Semiótico: El elemento semiótico es la pulsión corporal pues se descarga en el significado. Lo semiótico se asocia a los ritmos, a los tonos, y al movimiento, al cuerpo materno, y a lo pre-verbal. Es previo a la diferenciación entre femenino y masculino.

Jorá: Término tomado de Platón. El espacio prelingüístico por excelencia se convierte en el foco de su concepto sobre lo semiótico.

Semanálisis: Palabra acuñada por Kristeva para definir su tipo de análisis lingüístico. Alienta la heterogeneidad de la lengua mas que la homogeneidad del modelo lingüístico convencional.

Simbólico: Corresponde al dominio de la identidad y del juicio; sigue cronológicamente al plano semiótico, es posedípico. El elemento simbólico del significado se asocia a la gramática y a la estructura del significado, ya que las palabras tienen significados de referencia debido a la estructura simbólica de la lengua. Sin el plano simbólico todo significado sería interferencia pero sin el semiótico todo significado sería vacío. El significado requiere del nivel semiótico y del nivel simbólico: no hay significado sin una cierta combinación de ambos.

Ahora, se abren directamente las preguntas: ¿Cómo se escribe a un ser?, ¿Cómo se auto-escribe un sujeto, para devenir tal?. Aquí, la respuesta viene dada con el concepto de cuerpo, ya que éste es un elemento importante porque es el primer limite y a la vez contacto que tenemos hacia lo externo, hacia el Otro. En la teoría del sujeto de Kristeva el cuerpo no es relegado, ni sobrevaluado frente a la razón, mas bien se les ve ambos como parte de una unidad integral capaz de generar un discurso del sujeto en su conjunto y equilibrio.

Es importante destacar que tanto mujeres como hombres somos “seres del discurso” y por ello es elemental llevar de nuevo al cuerpo a éste campo, pues es bien sabido que lo externo influye en lo interno y viceversa. Por ello, Kristeva re-explora el concepto del cuerpo y lo aúna con el concepto de lo Materno, que no esta propiamente referido al cuerpo femenino sino que es empleado para dar un ejemplo claro de la construcción del sujeto, es decir, lo Materno actúa como: “[...]el cuerpo maternal funciona entre la naturaleza y la cultura, [...] Kristeva utiliza el cuerpo maternal con su dos-en-uno u otro dentro como modelo para las relaciones subjetivas. Como el cuerpo maternal cada uno de nosotros somos lo que ella llama un-sujeto-en-proceso.”[3]


El sujeto-en-proceso


Leer la construcción de la subjetividad, organizada por Kristeva desde el concepto del lenguaje semiótico y la Jorá, representan los puntos medulares para develar al sujeto-en-proceso. La propuesta de Kristeva está en la incitación a socavar la raíz del lenguaje para encontrar la matriz del sujeto. Así, esta teoría creativa/conflictiva sitúa al sujeto-en-proceso en punto de partida cuyo espacio es irrepresentable. Este espacio corresponde al ámbito pre-verbal, inaudible, dominio de lo gestual, previo a la diferencia mujer-hombre; en este núcleo teórico se funda la Jorá semiótica —cora, del griego: espacio, lugar— donde según el semanálisis se constituye la subjetividad.

El semanálisis interroga a la materialidad misma del lenguaje hasta pulverizarla, hasta retrocederla a su origen: lugar previo y exterior al sujeto, pura pulsión, campo de lo semiótico por excelencia, “musical”, pre-verbal, anterior a todo signo, a cualquier posición del sujeto en el lenguaje y, por tanto, precedente al ego, al orden simbólico

Conocedora de Freud, Kristeva no postula una subjetividad fracturada por el deseo, en cambio señala la noción del sujeto-en-proceso, como sujeto puesta a prueba, mutante, en transito permanente, que se desliza desde lo semiótico a lo simbólico y de viceversa, en un proceso de avance y regresum intermitente.




Para Kristeva la subjetividad humana se estructura sobre el armazón del sujeto-en- proceso que se constituye por el orden simbólico y a la vez por la subversión de éste. En la confrontación semiótico/simbólica se desencadena el estallido del significante, el quebrantamiento del significado, la pulverización del sentido y el advenimiento del lenguaje poético, del goce, deviniendo así la construcción de la subjetividad. Es importante aclarar que este sujeto no carece de racionalidad.


El valor de la memoria


Retomando a Freud, Kristeva establece el valor de la memoria (anamnesis), la memoria sepultada en lo inconsciente o depositada en la historia personal, para integrarla en la narración o construcción de la subjetividad, dicho elemento puede cristalizar en la escritura del texto que somos como sujetos pues “{La médula de la narratividad esta en el salto} en el que el querer-decir se transforma en el poder-escribir procediendo así a la desmitificación de lo verosímil”[4]. Y admitiendo que el sujeto que así se narra no carece de conocimiento, saber y racionalidad.


Cierta verdad subyace a todo lo que es enunciado


El valor de la construcción del sujeto es evidente hasta este punto, no obstante cabe aclarar que dicha construcción no se da de forma arbitraria, caprichosa o sinsentido, sino que por el contrario, en la interrogación del lenguaje y su pulverización subyace uno de los elementos más importantes para toda construcción, tanto del sujeto como de su narración, este elemento es: la búsqueda del sentido, pues como lo enuncia Kristeva:


[El] querer-decir, [es] por lo tanto, proporcionar un sentido que, sea refiriéndose a un objeto, sea refiriéndose a una norma gramatical, es un conocimiento, un saber (incluido en su meta-racionalidad); cierta verdad subyace a todo lo que es enunciado; el lenguaje es siempre un saber, el discurso es siempre un conocimiento para que el pronuncia o escucha el habla en la cadena comunicativa.[5]


De esta manera es evidente que la construcción del sujeto a través de la narratividad se preocupa por el dar sentido, tanto al concepto de sujeto como al sujeto en sí mismo.


Conclusiones

  1. Es importante resaltar que la teoría de la narratividad, en general, tiene restricciones, es decir, puntos de apoyo que ayudan a encauzar el discurso, para que éste no se transforme en un descentramiento a-crítico donde Todo vale.

  2. Todo proceso de narratividad debe ser crítico, abierto y dispuesto a la auto-revisión e combinación de elementos para lograr una teoría del sujeto con mayor capacidad integradora y, por lo tanto, más rica y adecuada.

  3. El problema del sujeto es irreductible a la simple lucha-dicotomía Cuerpo vs. Mente.

  4. La construcción de toda narración se enraíza en la estructura de la lengua: Lenguaje-pensamiento-mundo forman una tríada indisoluble.

  5. Para la construcción de la respuesta más acertada o aproximada sobre el problema del sujeto debemos olvidarnos de las parcelaciones del conocimiento y los antagonismos entre las disciplinas. Ya que el sujeto se construye en el intercambio y la vivencia de todas éstas. El sujeto no es un concepto unidimensional, sino proteíforme.

  6. El concepto de narración no sólo se circunscribe a lo que oficialmente entendemos ello.

  7. Rescatar y aplicar la simbiosis que se da entre el cuerpo y la razon en la teoria Kristevana, donde el cuerpo no es relegado, ni sobrevaluado frente a la razón, y donde mas bien se les ve ambos como parte de una unidad integral capaz de generar un discurso del sujeto en su conjunto y equilibrio

  8. Dejar claro que el lenguaje es anterior a la sexualiación del sujeto, pero sin omitir un proceso previo de toma de conciencia y reconocimiento de que el cuerpo sexuado determina las narraciones que se hacen del sujeto.

  9. Re-pensar e integrar el concepto de lo materno como una buena ejemplificación de la construcción del sujeto como un ente y/o concepto en gestación. También rescatar la noción de lo materno en Kristeva, reconociendo a este concepto como un concepto que se centra en las funciones del sujeto desde una postura no falocéntrica y re-significada.

  10. Re-volver al poder y al uso del lenguaje como una forma de significancía lúdica y comunicativa, aunque reconociendo sus limites.


----Margarita Valencia Triana



Bibliografía Básica.



Kristeva, Julia. Semiótica. Vol. I y II, Espiral/ensayo, 2da ed. España, 1981.

Kristeva, Julia. La revuelta intima. Literatura y Psicoanálisis. Eudeba, Argentina 2001.

Kristeva, Julia. Sentido y sinsentido de la rebeldía. Literatura y psicoanálisis. Editorial Cuarto Propio, Chile, 1999.

Paris, Diana. Julia Kristeva y la gramática de la subjetividad. Ed. Campo de Ideas, España, 2003.


Bibliografía Complementaria

Ricoeur, Paul. Tiempo y Narración. Vols. II Y III, Siglo XXI editores, México, 1995 (vol. 2)/ 1996 (vol.3)

Paul Cobley y Litza Jansz. Semiótica para principiantes. Era Naciente, Argentina, 2001.

[1] Ricoeur, Paul. (1984/1995). Tiempo y Narración. Vol. II, en Siglo XXI editores, Págs. 420-468.
[2] Kristeva, Julia. (1981) Semiótica. Vol. II, Espiral/ensayo, 2da ed. Pág. 7.

[3] Paris, Diana. (2003). Julia Kristeva y la gramática de la subjetividad. Ed. Campo de Ideas, España,.Pág. 83.


[4] Krsiteva, Julia. Op. Cit. Pág. 9.
[5] Ídem.

 
viernes, febrero 11, 2005
  HOY, DENTRO DE UNA HORA (ALLÁ LAS SIETE P.M. ,ACÁ LAS ONCE A.M.) EN MADRID!!!

La Fundación Feminista ENTREDÓS nos ha dado un espacio dentro de su calendario de actividades para presentar la publicación La Línea* y el proyecto en coedición LA LÍNEA/PRESSLESS con la serie de libros: Ediciones de la Esquina. Primera persona: Ella de Omar Pimienta, en la voz de Abril Castro; Jueves Fausto en la voz de la autora Margarita Valencia Triana y Bravísimas Bravérrimas. Aforismos. (La eternidad en un paso. Un paso no en falso) de la que esto escribe en la voz de Carmen Caballero Prado.

Está por demás decir que seguimos contentas trabajando en este proyecto con, por y para las mujeres creadoras.

Está por demás decir que las Ediciones de la Esquina es un proyecto para toda aquella persona creadora interesada en trabajar con nosotras.

Está por demás decir que agradecemos profundamente la colaboración, el respeto y el apoyo de la gente que nos han ayudado a, poco a poco, ir haciendo tangible, visible y fuerte este proyecto.

Seguimos pues trabajando en ello. Y celebrándolo cada día!


ADELANTE!

Fundación Feminista Entredós
Viernes 11 de febrero de 2005
Calle Marqués Viudo de Pontejos 4,
28012, Madrid, España.
7:00 pm


* La Línea, proyecto independiente que comienza en el extremo noroeste de la Frontera México-Estados Unidos. La Línea, publicación que conjunta las artes visuales y la literatura. 
miércoles, febrero 09, 2005
  AFORÍSTICA MEXICANA



Domingo 6 de febrero de 2005 en La Jornada Semanal

Selección de Javier Perucho


 
Este es nuestro ciberestudio. Aqui venimos a escribir lo que Afuera escribimos de otras maneras.

ARCHIVES
10/01/2003 - 11/01/2003 / 11/01/2003 - 12/01/2003 / 12/01/2003 - 01/01/2004 / 01/01/2004 - 02/01/2004 / 02/01/2004 - 03/01/2004 / 03/01/2004 - 04/01/2004 / 04/01/2004 - 05/01/2004 / 05/01/2004 - 06/01/2004 / 06/01/2004 - 07/01/2004 / 07/01/2004 - 08/01/2004 / 08/01/2004 - 09/01/2004 / 09/01/2004 - 10/01/2004 / 10/01/2004 - 11/01/2004 / 11/01/2004 - 12/01/2004 / 12/01/2004 - 01/01/2005 / 01/01/2005 - 02/01/2005 / 02/01/2005 - 03/01/2005 / 03/01/2005 - 04/01/2005 / 04/01/2005 - 05/01/2005 / 05/01/2005 - 06/01/2005 / 06/01/2005 - 07/01/2005 / 07/01/2005 - 08/01/2005 / 10/01/2005 - 11/01/2005 /


Powered by Blogger